exhibiciones 

"Entrecruzamientos"
Antón y Eduardo Juárez Garduño

18/04/2016 - 7/04/2016

Entrecruzamientos

 

“Entrecruzamientos” es una muestra que reúne diversos senderos recorridos por los artistas Antón y Eduardo Juárez Garduño dentro del ámbito de la plástica, senderos que convergen tanto en la vida como en la obra.

 

Para Antón, cada pintura es un capítulo de un libro, por tanto, una serie temática de pinturas conforman un libro. En esta muestra podemos apreciar varios capítulos de diversos libros. Éstos pueden ser vistos como “libros-raicilla” , como nos propone Deleuze y Guattari al hablar sobre el rizoma, en donde no existe una raíz principal, sino una red de raíces que crecen y se multiplican por todas partes como un tubérculo, generando rizomas.

 

Para Eduardo Juárez lo principal en el arte es el concepto y las ideas que se pueden representar y transmitir en una obra de diversas maneras.

 

 En sus piezas apreciamos un evidente carácter social, mostrando sus firmes raíces con un pensamiento liberador. Otro aspecto a denotar en su obra es el color, color del que se desprenden evocaciones del arte huichol y de la música; para Eduardo Juárez, en México todo es música.

 

Un elemento simbólico que aparece en las obras de Antón y Eduardo Juárez es el colibrí. Recordemos que el colibrí es un ave nativa de México y que es considerada el guardián y mensajero del tiempo. Es un ave que saborea el néctar de las flores, del que pudiésemos aprender a saborear y apreciar cada momento de las cosas que amamos. Hay que mencionar además que el colibrí puede volar hacia atrás, aspecto que puede interpretarse o relacionarse como un recorrido hacia el pasado, como un recuerdo de lo ya acontecido, aunque no hay que insistir demasiado en el pasado y es preciso seguir adelante.

 

Como menciona Antón: hay que trazar un par de alas de colibrí para desafiar la ley de gravedad de vez en cuando.

 

Otro punto de encuentro de estos autores es el dibujo. Ambos ven el dibujo como un ejercicio liberador. Para Eduardo Juárez el dibujo es la expresión que se puede conseguir a partir de trazos y puede adoptarse como un lenguaje que comunica gráficamente.

 

Para Antón representa un camino en constante evolución, diálogo recurrente entre contenido y forma; nos dice que es como pensar en una equis, que al pasar el tiempo se transforma en símbolo del infinito. Cuando se dibuja se siente el trazo, se observa, se huele, se escucha, se toca el lápiz y se lanza sobre la presa inmaculada del papel.

 

 

 

 

Por: Colectivo KI

 

© 2016 por Intaglio Galería Café

  • Facebook Clean