exhibiciones 

"Regreso a los orígenes"
Laura A. Corona Cabrera

2/07/2016 - 15/07/2016

Me es difícil explicar porque y en que momento el dibujo se vuelve una pasión para quien lo práctica profesionalmente y se convierte en forma de vida, y luego entonces, ya no es posible dejar de hacer dibujos, aunque sea una línea en el aire,  un apunte, un boceto o una obra mas compleja o con más detalle y minuciosidad como lo hace la pintora Laura Corona en la obra que ahora nos da la oportunidad de apreciar y que se presenta en esta Galería.

 

Para uno, el dibujo  tiene un gran valor, porque este siempre termina seduciendo al espectador y causándole un cierto placer neuronal, mediante imágenes que ingresan visualmente y se incrustan de tal modo que ya no es posible vivir sin ellas. De ahí el coleccionismo específico. El dibujo desnuda y desvela secretos, incluso se relaciona con nuestros orígenes, con nuestra capacidad de relacionarnos los unos con los otros, de decir algo con el dibujo, de plasmar parte de los hechos históricos, en el dibujo está la historia de la humanidad desde cualquier punto de vista, el dibujo es lo primigenio –el origen- de cualquier obra, sea pintura, grabado o escultura. Y si se tiene capacidad para verlo de un modo diferente, que nos permita desdibujarlo y apropiárselo, entonces estaremos frente a otra realidad, la que para muchos pasa desapercibida.

 

Cuando se produce un dibujo hay al mismo tiempo una satisfacción y una insatisfacción, se crea una relación dialéctica entre dibujo y productor, no hay forma de terminar y se genera una contradicción, difícilmente se puede decir “este dibujo está terminado", por lo regular nunca acaba, de ahí la contradicción y el enfrentamiento. Concluir no es posible, el corazón y el alma están metidos en el mismo espacio  de líneas y manchas, aunque suene muy subjetivo, pero ¿qué es el arte o el dibujo a fin de cuentas?, sino una extensión de la persona –del todo- que lo produce. Eso no es ciencia, no se confundan. Los métodos y técnicas de producción, solo están en los procesos creativos, después se diluyen en la producción del objeto obtenido, generando un manantial de posibilidades interpretativas y lenguajes visuales. Y entonces empiezan las elucubraciones teóricas, los inventos teórico-estéticos que pretenden justificar o fundamentar lo que el artista hace, e incluso se es capaz de querer generar teorías que confronten artistas cuyos procesos ya no son comprobables de ningún modo.

 

Considero que es mejor proponer formas novedosas sobre diversos materiales mundanos como los que utiliza la Dra. Laura Corona, a los cuales nos enfrentamos cotidianamente, y convivimos diario con ellos, pero que cuando se usan para fines artísticos, se transforman en soportes prodigiosos con cargas emocionales que muchas veces desconocemos, y que luego nos preguntamos como es posible que el artista (dibujante, pintor o grabador), pueda transformar ese soporte en una obra con tanto valor, con un simple cartón, una caja de galletas, de ropa o de cualquier otro producto. 

 

Los invito visitar la exposición de la artista Laura Corona, cuya magistral habilidad para crear estos estupendos dibujos en esos soportes a los que me refiero, no tiene límite, ella descubre que los embalajes de cartón, pueden ser revalorados, y los convierte en el lugar de los acontecimientos. De este modo soporte y dibujo participan de una misma realidad y en un espacio donde las formas adquieran otros significados, incluso simbólicos, con los cuales indudablemente los espectadores se sentirán identificados y  seducidos con las propuestas de gran calidad y donde los elementos estéticos que intervienen para la creación de una obra, juegan un papel preponderante.

 

Enhorabuena Dra. Laura Corona, y muchas felicidades.

 

Dr. José Daniel Manzano Aguila©

Daniel Manzano®

© 2016 por Intaglio Galería Café

  • Facebook Clean